Los mejores cócteles de Madrid en Restaurante Zoko

Comer mata. Beber también. Tendencias mixológicas en zoko

Comer mata. Es nuestro lema y define los límites que el disfrute puede alcanzar. Eso también lo sabe el bartender, a quien habría que señalar como principal cómplice del homicidio gastronómico cuando diseña una carta de cócteles a la altura de los platos. En Zoko oficia la barra Luis Inchaurraga: sospechoso habitual, gran conocedor del vínculo entre cocina y mixología, propietario y director de House of Mixology (más que una escuela, una factoría de sentidos) y creador de tendencias que, en muchos casos, surgen de la cocina inclasificable que aquí practicamos.

Persona de excesos, que no de defectos, Luis es capaz de probar infinidad de jereces (el potencial en coctelería de los vinos de Jerez es una tendencia por la que apostó hace años y en Zoko cobran especial protagonismo) hasta dar con las referencias que armonicen a la perfección con nuestro universo culinario. Su hocico fino también rastrea mezcal, raicilla, tequila, bourbon, vodka y un sinfín de destilados que domestica cuando se trata de coctelería clásica o, a la contra, radicaliza cuando toca dar una vuelta de tuerca y acompañar los platos más vanguardistas y atrevidos de nuestra carta.

Entre sus propuestas más gamberras se encuentran Tuna-Rita —estandarte de Zoko, que incorpora shrub de atún, técnica nada habitual y muy contemporánea que supone infusionar nuestro producto estrella y donde se aprecia que receta y técnica, comida y bebida, deben ir siempre de la mano— y nuestra encarnizada versión del Bloody Mary, infusionado con consomé de pato. Sí, así somos: incorporamos producto cárnico a nuestros cócteles. Pero también sabemos ponernos glamurosos y la prueba está en creaciones como Bon Vivant, que incorpora Armañac blanco —una rareza que el propio Luis elabora en Francia y que está dispuesto a convertir en tendencia en la capital— y se sirve al cliente con pompa de humo de romero comestible.

Que somos gente muy particular se aprecia también en la vajilla que usamos, como el vaso con forma de pepino que el genial José Piñero, uno de los creadores más disruptivos de nuestro país, ha creado ad hoc para nuestro Collins Campestre.

#BeboEnZoko

Puedes reservar tu mesa aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies