Etiqueta: Zokoinomanía

Tipos de Zokoinómanos de Sevilla

¿Conocéis los tipos de Zokoinómanos que existen en el mundo? No todos son iguales; los hay más gamberros, con más glamour, más devoradores o más discretos. Todos adictos y fieles a nuestra tribu, pero cada uno a su forma y a su modo. Hoy os contamos cuáles son los de nuestro restaurante de Sevilla.

El zokoinómano “Tapero”. Dícese de aquel o aquella que siempre repite la misma frase: “Así puedo probar más platos”. En una sola comida se zampa los “Buñuelos de bacalao y garbanzos”, un “Lingote de rabo de toro”, unas “Pavías de cazón” y un “Taco de camarón”. Este tipo de zokoinómano ha aumentado desde que hemos implementado nuestra nueva carta, que ofrece la posibilidad de pedir muchos de nuestros platos en formato tapa, medias raciones o raciones enteras.

Amigas Zokoinómanas de tipos varios, sevillanas, ¡claro!

Los que nunca faltan en un grupo de amigos son los zokoinómanos “Arroceros”. Típico, haga calor o frío, siempre están buscando cómplices para compartir un arroz. “El Marinero me traslada a la playa”, dirán. Cualquier estación del año les vale, les es indiferente si es de día o de noche. Los arroceros siempre tendrán un motivo para no prescindir de su plato favorito.

Uno de los arroces preferidos, el «Arroz Negro».

Y por supuesto, infaltable el “Atunlover”. Devorador lascivo y fundamentalista del Atún Salvaje de Almadraba. Devoto de la rama de la zokoinomanía más pura y tradicional. Su paladar es infalible, por eso si tiene que comer atún, solo lo hace en nuestro restaurante de Sevilla. Sus elecciones varían desde las “Croquetas” hasta la “Ensalada de ventreska”, pasando por el “Bombón de Atún” y teniendo como plato sagrado la “Pornografía de Atún”.

Tataki de Atún Salvaje de Almadraba con mantequilla de soja, nuestro famoso «Bombón de Atún Salvaje».

Recuerda que puedes reservar tu mesa online en Zoko Sevilla: 

[:]

¿Conoces ya los síntomas de la ‘Zokoinomanía’?

La llamada «Zokoinomanía» es un trastorno gastronómico que padecen las personas que han comido alguna vez en alguno de nuestros restaurantes de Madrid, Sevilla o Zahara. La causa principal de este trastorno es la sensación casi de delirio que generan los platos inclasificables de nuestro Chef Javi Álvarez, así como el ambiente irreverente que lo impregna todo.

Vamos, que se podría decir que es una mezcla de patología y pecado capital, ya que es posible considerarla prima hermana de la locura y nieta de lujuria; por eso decimos que el placer que genera comer en los zokoinómanos es similar al del sexo. 

Dos zokoinómanas en nuestro restaurante de Menéndez Pelayo (Madrid).

Muchos de los que lo han experimentado hablan de una necesidad compulsiva de comer nuestra comida. Especialmente, como podréis imaginar, todo aquello relacionado con el Atún Salvaje tal y como lo preparamos nosotros.

Este trastorno en algunas personas puede llegar a rozar casi la adicción; pero no os asustéis, es una adicción sana. La misma se experimenta la mayoría de veces a través de una especie de insaciabilidad, porque la Zokoinomanía no tiene fin, y vuelve a quienes padecen de «voracidad de estómago sin fondo».

Pero sobre todo, la Zokoinomanía es una forma de ser, de vivir y de disfrutar. Por eso la consideramos esencia de nuestra Tribu y nos enorgullecemos de ella. Porque los que la compartimos no tememos a nada, porque nos gusta gozar con el paladar y porque somos incondicionales de nuestra locura.

Nuestro integrante de  tribu, Luis.

Fotos: Maro Rennella (@marorennella)

[:]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies